Un grupo de líderes de comunidades indígenas de Ecuador, Perú y Argentina concretaron este miércoles en Lima los aportes y las demandas que presentarán en la vigésima cumbre mundial del cambio climático, conocida como Conferencia de las Partes (COP20), que se celebrará en la capital peruana del 1 al 12 de diciembre.

El asesor del departamento de Política y Práctica Social de Conservación Internacional, el ecuatoriano Johnson Cerda, explicó a Efe que los pueblos indígenas reclamarán una “participación plena y efectiva” en el debate de la cumbre de Lima.

Se espera que de esa reunión se acuerde un borrador con nuevos compromisos en la reducción de gases de efecto invernadero para aprobarse en la COP21 de París, en 2015, y sustituir así al Protocolo de Kioto.

“Nosotros no somos responsables de las emisiones que causan estragos en el planeta. (Los responsables) son los países desarrollados, y deben asumir los compromisos del nuevo protocolo, que debe incluir grandes aspiraciones para que la humanidad pueda sobrevivir”, comentó el ambientalista.

Cerda recordó que las comunidades indígenas, “con sus prácticas y tradiciones, han demostrado que son perfectamente capaces de contribuir a procesos de mitigación del cambio climático con la conservación de bosques”.

“Se ha demostrado que los territorios donde viven pueblos indígenas están mejor protegidos incluso de la propia acción de los Gobiernos nacionales”, añadió el indígena, de etnia kichwa, procedente la comunidad amazónica de Limoncocha.

El encuentro estuvo encabezado por Cerda y la argentina Verónica Huillipan, integrante de la Confederación Mapuche del Neuquén.
También estuvieron presentes los peruanos Juan Tapayuri, de la Organización de Pueblos Indígenas de Alto Amazonas (ORDEPIAA) y Róger Rumrrill, miembro del Centro de Culturas Indígenas del Perú Chirapaq.

Además, estaba prevista la presencia del mexicano Matías Baltazar, integrante de la Asamblea Mixe para el Desarrollo Sostenible, pero finalmente no pudo asistir a este taller titulado “Agenda indígena hacia la COP20″, que se celebró desde lunes hasta hoy, y que terminó con un documento final de conclusiones y demandas.

El debate de los indígenas también incidió en conseguir la titularidad y propiedad de sus territorios y en solicitar garantías legales y jurídicas a los Estados, especialmente después del caso de los cuatro indígenas de etnia asháninka asesinados presuntamente por madereros ilegales en Perú a inicios de septiembre.

Para Cerda, el caso de los nativos fallecidos en la región peruana de Ucayali, cerca de la frontera con Brasil, “demuestra de manera la falta del Gobierno nacional de cumplir sus obligaciones con los pueblos indígenas y los derechos humanos”.

“En Ecuador, tenemos un alto porcentaje de territorios reconocidos para los pueblos nativos, pero todavía nos quedan áreas de pueblos indígenas en áreas protegidas como el parque nacional de Yasuní”, explicó el líder kichwa.

En sus conclusiones, el encuentro de líderes indígenas solicitó más financiación para el proyecto de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de bosques (REDD+), cuyo objetivo es reconocer a los bosques como almacenes de carbono y sustituir prácticas degradantes del medio ambiente por otras más ecológicas.

La reunión de las comunidades nativas de Ecuador, Perú y Argentina transcurrió en paralelo a la undécima reunión de la Red Iberoamericana de Oficinas de Cambio Climático (RIOCC), que se celebró en Lima entre el martes y el miércoles, con vistas también a la COP20.

Leave a Reply

Your email address will not be published.