Israel volvió a bombardear la zona y decidió intensificar aún más su ofensiva contra esa región palestina luego de que Hamas rechazara una propuesta egipcia de tregua y milicianos siguieran lanzando cohetes, incluyendo uno que mató a un ciudadano israelí.

 

Los nuevos bombardeos dejaron ocho muertos más en Gaza, dijeron autoridades locales, elevando a 197 la cifra de víctimas fatales palestinas y a casi 1.500 la de heridos en una ofensiva de ocho días que ya causó un daño “inmenso” en la región, según dijo el organismo de la ONU para los refugiados palestinos (Unrwa).

En Israel, un hombre que falleció alcanzado por un cohete cerca de la frontera con Gaza se convirtió en la primera víctima mortal israelí desde que el Estado judío lanzara su operación contra Hamas con el declarado fin de frenar los ataques con cohetes, informaron autoridades médicas y militares.

La rápida reanudación de la violencia -menos de un día después de que Egipto presentara su propuesta- pareció evidenciar que será más difícil que en el pasado negociar treguas entre Israel y Hamas.

A diferencia de 2012, cuando se alcanzó el último alto el fuego entre las partes, Hamas no confía en el actual gobierno de Egipto, liderado por un ex general que el año pasado derrocó a un gobierno islamista afín al movimiento palestino.

En una votación celebrada temprano en la madrugada, el gobierno del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aprobó la iniciativa egipcia, pero seis horas después decidió relanzar sus ataques aéreos y desde barcos contra Gaza luego de que milicianos palestinos continuaran lanzando cohetes contra Israel.

“Hubiera sido preferible solucionar esto diplomáticamente, y eso es lo que intentamos hacer, pero Hamas no nos dejó otra opción que expandir e intensificar la operación”, dijo Netanyahu por la noche luego de celebrar una larga reunión de gabinete.

“Así operaremos hasta que alcancemos nuestra meta: restaurar la calma mediante un importante golpe al terror”, agregó el premier.

El Ejército israelí dijo que milicianos de Gaza lanzaron unos 125 cohetes desde la mañana, cuando se suponía que debía comenzar a regir el alto el fuego. Al atardecer, otros 40 cohetes cayeron en veloz sucesión sobre territorio israelí, entre ellos uno que impactó en una escuela vacía.

Los grupos de la resistencia palestina ya lanzaron más de 1.100 cohetes desde Gaza desde que Israel lanzó su ofensiva, la mayoría de los cuales fueron neutralizados por el sistema de defensa israelí Iron Dome.

Hasta ahora, los cohetes palestinos habían causado heridas a 15 personas, pero hoy mataron a un israelí de 37 años que resultó herido por uno de los proyectiles en el paso fronterizo de Erez, cuando estaba repartiendo dulces entre los soldados israelíes, informaron la policía y el Ejército israelíes.

“Lo que indican los informes de prensa sobre esta muerte es que esta situación no es sostenible”, dijo el vocero de la Casa Blanca Josh Earnest, citado por la cadena CNN.

“Todos los ojos están ahora sobre Hamas y los grupos de los territorios palestinos que disparan cohetes” a Israel, agregó.

Funcionarios de Hamas rechazaron hoy la propuesta egipcia tal como fue formulada, porque no contemplaba su reclamo de un alivio real del bloque que Israel y Egipto mantienen sobre la Franja de Gaza desde 2007, cuando el movimiento islamista conquistó el territorio y echó a las fuerzas de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

El plan egipcio pedía a las partes detener las hostilidades sin precondiciones y después tratar de negociar un nuevo régimen fronterizo que aliviara el bloqueo, con la mediación de El Cairo.

“El sitio de Gaza debe romperse y el pueblo de Gaza debería vivir libremente como cualquier otro pueblo del mundo”, dijo Mussa Abu Marzouk, un alto funcionario de Hamas, al canal de TV libanés Al-Mayadeen.

“Debería haber una nueva ecuación, para que no tengamos que tener una guerra en Gaza cada dos años”, agregó.

Otros dirigentes de Hamas se quejaron de que el grupo ni siquiera fue consultado directamente por la propuesta de alto el fuego, a la que describieron como un intento de imposición de Egipto e Israel.

Netanyahu ya ha advertido que podría lanzar una invasión terrestre de Gaza, para lo cual desplegó a miles de soldados en la frontera con la región costera de 1,8 millones de habitantes, de la cual Israel retiró sus colonias y sus bases militares en 2005.

Poco después de que Netanyahu diera luz verde a la reanudación de los ataques, su canciller, Avigdor Lieberman, subió la apuesta y dijo que la operación debería terminar cuando el Ejército israelí “controle todo el territorio de la Franja de Gaza”.

“Todas las fórmulas diplomáticas son dañinas”, concluyó el jefe de la diplomacia israelí, citado por la agencia de noticias EFE.

Desde Viena, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, condenó “fuertemente” el rechazo por Hamas de un alto el fuego así como su decisión de seguir lanzando cohetes, al tiempo que elogió a Egipto por su iniciativa y a Israel por haberla aceptado.

En Ginebra, el organismo de la ONU para los refugiados palestinos (Unrwa) dijo que la ofensiva israelí sobre Gaza causó un daño “inmenso”, con 560 casas destruidas por los bombardeos.

La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) dijo que 170.000 palestinos debieron abandonar sus casas en Gaza.

Leave a Reply

Your email address will not be published.