Euroclear envió un segundo pedido de clarificación por escrito al juez estadounidense, en el que apoya una moción presentada por bonistas en el que exigen cobrar el pago de bonos en euros, bajo ley inglesa, concretado por Argentina antes del 30 de junio pasado.

Además, en un texto adjunto que lleva la firma del director gerente de Euroclear, sostiene que la firma “está protegida por la ley de Bélgica”.

De esta forma, Euroclear envió hasta el momento en total dos pedidos por separado al juez Griesa, uno que tiene que ver con los pagos a bonistas europeos que tienen títulos bajo ley argentina, y otro por los pagos a acreedores con bonos bajo ley de Inglaterra, en relación a los pasos próximos que debería dar la entidad para pagar, sin violar la orden del magistrado neoyorquino.

El texto al cual tuvo acceso Télam, sostiene que Euroclear “se une a la presentación realizada por las partes no involucradas en el juicio interesadas, los Eurobondholders, en su pedido de una moción de emergencia de clarificación” de la orden emitida por el juez Griesa, que congeló la transferencia de los pagos realizados por la Argentina a los bonistas.

La entidad entiende que si el Citibank logró en forma verbal el visto bueno para transferir bonos a bonistas europeos bajo ley argentina, en la audencia que convocó Griesa el pasado 27 de junio, lo mismo debería suceder para tenedores europeos que tienen títulos bajo ley inglesa.

Tanto en el primer caso como en el segundo caso, piden una clarificación por escrito, en una carta que está firmada por el abogado de Euroclear, Paul Shoemaker, del estudio Greenfield Stein, y que es acompañada por una presentación adjunta del diretor gerente de la firma, Fabien Debarre.

El texto de Debarre explica que Eurcolear está “expresamente” mencionado en el fallo de Griesa, de febrero de 2012, y además, “procede a explicarle” al juez la “ley de Belgica, que protege el sistema de Euroclear”.

Entre otros tramos de la normativa, cita puntualmente el artículo 9 de la ley belga de Abril de 1999 que sostiene: “cualquier pago en efectivo en la cuenta que mantiene el operador en el sistema o con un agente de pagos, así como cualquier trasnferencia, a través de una institución belga o de una institución extranjera de crédito, que sea acreditada en dichas cuentas de pago, no pueden ser embargados, ni puestas bajo secuestro u otro bloqueo de cualquier tipo por ningún participante (que no sea el operador o el agente de pago), o de ningúna contraparte o de terceros”.

Esta “provisión” del artículo 9 “establece una protección al sistema Eurclear”, de “embargos” o similares, concluye el texto.

Asimismo, toma en consideración el caso de Nicaragua, cuando en el 2003 habían sido bloqueados pagos por una orden de un juez belga de primera instancia, también por un planteo del pari passu, pero que luego fue revocado por la Cámara de Apelaciones de Bruselas, en marzo de 2004.

Dicha cámara determinó que Eurcolear era un tercero en la disputa entre el soberano y el acreedor (casualmente Paul Singer litiga contra Nicaragua, entre otros), y que bajo esa capacidad Euroclear no debería ser forzado a cumplir con ninguna obligación contractual que amenace la igualdad (de derechos) del deudor.

Leave a Reply

Your email address will not be published.