La Presidenta encabezó el homenaje a los líderes populares y ex presidentes Hipólito Yrigoyen y Juan Domingo Perón y aseguró que esos dirigentes históricos fueron “hostigados por grandes medios y por los intereses dominantes”.

Cristina recordó hoy en la Casa de Gobierno a los “dos grandes líderes populares del siglo XX”, Juan Domingo Perón e Hipólito Yrigoyen, y anunció la donación a la ciudad de Buenos Aires de dos imágenes para ser emplazadas en la Plaza de la República, que rodea el Obelisco.

El homenaje se realizó en el Salón Mujeres de la Casa Rosada, al cumplirse hoy 40 años del fallecimiento del tres veces presidente de los argentinos, y al conmemorarse el próximo 3 de julio el 81 aniversario de la muerte del líder radical.

“Fueron dos grandes líderes populares, con continuidad histórica. No voy a hablar ni de radicalismo ni de justicialismo sino de yrigoyenismo y peronismo, que no es lo mismo. Al que le guste bien, y al que no también”, dijo la mandataria en su discurso.

En ese marco, la Jefa de Estado destacó que “el yrigoyenismo es la defensa irrestricta de los intereses del pueblo y de la nación, y fue el peronismo, con mayor profundidad y densidad, el que siguió ese legado histórico”.

Para la Presidenta, “el nexo, los vasos comunicantes, lo constituyeron los hombres yrigoyenistas como Alfredo Jauretche y Raúl Scalabrini Ortiz que fundaron Forja (Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina)”, que “se rebelaron contra lo que consideraban la traición del `alvearismo` y constituyeron el nexo histórico con el peronismo que surgió el 17 de octubre”.

La Presidenta aseveró también que “estos dos grandes líderes fueron hostigados por los grandes medios de comunicación y los intereses dominantes” y, tras citar una frase de Perón al respecto, dijo: “cualquier semejanza con la realidad es pura casualidad”.

Cristina recordó también que Perón “fue acusado desde haberse robado todo y tener cuentas en Suiza, hasta de estupro”, y añadió: “no le faltó ningún ingrediente, pero ahí está la historia, y lo que dijeron esos nombres no se acuerda nadie”.

“No se necesito ni ley ni decreto para suprimir esos nombres. La historia sepulta a los mediocres y a los traidores a la patria fundamentalmente”, sostuvo la Presidenta, despertando el aplauso de los presentes en la Casa de Gobierno.

Durante el acto, se descubrió una gran maqueta de la Plaza de la República, que rodea al Obelisco, y se anunció la donación al gobierno de la Ciudad de dos imágenes en hierro que serán colocadas -previa aprobación de la Legislatura porteña- en los dos extremos de la plaza, “como custodiando el legado histórico popular del siglo XX”, según indicó la mandataria.

Las imágenes tienen la misma estética que la de Eva Perón, colocada en el edificio del ministerio de Desarrollo Social sobre la 9 de Julio, y la recientemente inaugurada del padre Carlos Mugica, en la calle Arroyo, todas obras del artista plástico Alejandro Marmo.

“Estas imágenes tan próximas desde un auto, frente al transeunte, le dan la verdadera dimensión a estos hombres formidables, pero con virtudes y defectos. Hombres normales, con un coraje especial y responsabilidades más especiales”, expresó la mandataria.

La Presidenta también aprovechó su discurso para enviar un mensaje crítico hacia la justicia, al recordar que no fueron “los políticos” sino “el Poder Judicial de la Nación” el que “convalidó la doctrina de los golpes de Estado” y se trata del “único poder que se autogobierna y se elige a través de mecanismos que algún día deberán cambiar”.

“El Poder Judicial es el único poder que nunca sufrió ningún derrocamiento y que se fue sedimentando en capas”, señaló la mandataria, al tiempo que expresó su confianza en que “la historia es indetenible, avanza”, y que “los cambios estructurales y sociales tardarán más o menos pero en algún momento llegan”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.