A partir de este martes el referente xeneize no pertenecerá más al club y será jugador libre, al concluir el contrato de tres años que tenía con la institución y no llegar a un acuerdo económico con los dirigentes para su continuidad.

Mientras, allegados al entrenador Carlos Bianchi comentaron la preocupación y el disgusto del entrenador por esta situación y porque todavía no se hayan incorporado los refuerzos que pidió el DT, de cara al exigente semestre que espera al equipo xeneize.

En la segunda mitad de año, Boca jugará el torneo Transición; la Copa Sudamericana; y la Copa Argentina, que marcará el debut del equipo de Bianchi en el semestre, cuando juegue contra Huracán, el 26 de julio en San Juan.

El ex capitán e ídolo de Boca empezará ahora a escuchar oficialmente las ofertas de otros clubes (Sports Club de Recife de Brasil, Argentinos Juniors y Tigre), pero con el otro oído en la Boca.

Es que Román mantiene la esperanza de una solución a su conflicto para poder renovar por 18 meses en el club que lo vio nacer profesionalmente, y quedarse hasta diciembre de 2015 como había pautado con los dirigentes de Boca meses atrás.

“Creo que Riquelme va a seguir en Boca. Le estamos ofreciendo el mejor contrato del fútbol argentino” declaró el secretario del Club, Carlos Aguas, en las últimas horas.

Del otro lado, el representante del “10″, Daniel Bolotnicoff, tiene su celular abierto a la esperan del llamado de la dirigencia, ya que sus allegados dicen que Román dio varias concesiones para que las diferencias se achiquen y renovar el contrato.

Nadie en el mundo Boca piensa que no se va a llegar a un acuerdo ni ven a Riquelme con otra camiseta que no sea la azul y oro, pero la realidad dice que el crack quedará libre esta medianoche y está dispuesto a escuchar ofertas.

El que está molesto con la situación es el “Virrey”, quien ayer habló en plena práctica con el presidente Daniel Angelici y esta noche tendrá nuevamente una reunión con el máximo dirigente de Boca para plantearle su inquietud por este tema.

También planteará Bianchi la falta de llegada de los refuerzos que pidió, ya que sólo se incorporó Jonathan Calleri de All Boys, como así la venta del volante zurdo Juan Sánchez Miño al Torino y la posibilidad de que el lateral Emanuel Insúa pase al West Ham de Inglaterra, mientras no hubo incorporaciones en la zona izquierda del equipo.

En tanto, Boca está cerca de concretar la compra del 50 por ciento del volante César Meli, de Colón, en 1.200.000 dólares y volvió a la carga por Federico Carrizo de Rosario Central, ya que en horas realizará una nueva oferta por la mitad del pase del volante.

Para la zona ofensiva, Boca tratará de acercarse al representante de Darío Cvitanich para que el delantero -que juega en Francia- vuelva al club donde jugó en la temporada 2011/12, y donde obtuvo el torneo Apertura 2011.

En lo netamente futbolístico, el plantel xeneize se entrenó en doble turno: por la mañana los jugadores corrieron e hicieron ejercicios de esfuerzo en la resertva ecológica, y por la tarde hubo un trabajo táctico con pelota en el predio Pedro Pompilio.

Por su parte, Federico Bravo -quien se recupera de una distensión ligamentaria grado 2-, Pablo Ledesma y Andres Cubas -ambos con molestias musculares- estuvieron en kinesiología.

Boca volverá a los entrenamientos mañana, también  en doble turno, a las 9 y a las 16 en Casa Amarilla, mientras que al mediodía habrá un descanso en el hotel Madero, donde el plantel podrá ver el partido de la Selección Argentina ante Suiza por octavos de final del Mundial 2014.

Leave a Reply

Your email address will not be published.