(Reporte al Día).- El presidente de la asociación Flor del Desierto, Juan Manuel Sureda envió una carta a la presidenta Cristina Fernández, en la cual solicitó que sea reconocido con el grado de General de la Nación Argentina Post-Mortem,  el comandante general de Misiones, coronel de Blandengues de Montevideo, Andrés Guacurarí y Artigas, primera espada del general José Gervasio Artigas, entre los años 1815 y 1819.  El sentido del pedido es en apoyo de idéntica postulación que plantean en el Congreso de la Nación, las diputadas Julia Argentina Perié de Misiones y María Elena Chieno, de Monte Caseros, provincia de Corrientes.

La carta textual:

Posadas, 18 de junio de 2012.

202º Aniversario de la adhesión de la Provincia de Misiones a la   Revolución de Mayo

Exma. Señora Presidente

de la Nación Argentina

Dra. Cristina Fernández

Casa de Gobierno

Balcarce 50

Capital Federal

 

Me dirijo respetuosamente a Ud. Con el objeto de solicitar sea reconocido con el grado de General de la Nación Argentina Post-Mortem el Comandante General de Misiones Coronel de Blandengues de Montevideo Andrés Guacurarí y Artigas primera espada del General José Gervasio Artigas, entre los años 1815 y 1819.  El sentido de la presente es en apoyo de idéntica  postulación que plantean en el Congreso de la Nación, las diputadas Julia Argentina Perié de Misiones y María Elena Chieno, de Monte Caseros, Provincia de Corrientes.

 

Solo el General Artigas con sus lugartenientes, entre los que se destacaba su ahijado Andrés Guacurari, resistieron tenazmente la invasión portuguesa de sus patrias chicas. Buenos Aires dejó hacer, casi indiferente.

San Martín, a mil leguas de distancia, enfrentaba las fuerzas de la Corona de España en Chile y Perú. Realistas españoles o portugueses eran la misma historia. Contrarios al espíritu de la independencia americana. La causa de los patriotas era una sola. La  autodeterminación de los pueblos y el derecho de elegir a sus gobernantes.

El Libertador, informado de lo que ocurría en la banda oriental del rio Uruguay le escribió el 20 de Octubre de 1816 a su amigo el General Tomás Guido “si los portugueses vienen a la Banda Oriental como Ud. dice y Artigas le hace la guerra que acostumbra no les arriendo la ganancia”.

Las luchas que llevara adelante Andrés Guacurarí y Artigas para lo que es hoy la mesopotamia argentina lo fuera realmente, son dignas de estudio y aun se hallan semi ocultas en los repositorios y bibliotecas de Asunción, Montevideo, Porto Alegre, Rio de Janeiro, Corrientes, Santa Fe, Buenos Aires y Madrid. De lo que pudimos rescatar se encuentran en las obras de Aníbal Cambas, Salvador Cabral, Jorge Francisco Machón y Oscar Daniel Cantero y alguna breve referencia en la Historia de Belgrano de Bartolomé Mitre.

Solamente para citar algunas fundamentales hablemos de la Batalla por Apóstoles el 2 de julio de 1817 contra las fuerzas luso-brasileñas invasoras y depredadoras del Mariscal Chagas Santos que se ven obligadas a repasar el rio Uruguay luego de su derrota a manos de Andrés Guacurarí. A esas horas hacia pocos meses su compaisano José de San Martín pasaba la cordillera de Los Andes triunfando en Chacabuco, acompañado de otros guaranies que le hacían fiel guardia en el Segundo Escuadrón de la Segunda Compañía, donde era Trompa de Órdenes Miguel Chepoyá, conocido héroe misionero de la independencia.

Le debemos a Andresito, como también era conocido, la recuperación de Candelaria, la capital histórica de Misiones que había caído en manos de los realistas encabezados por Velazco desde Asunción.  Dos veces intentó recuperar la parte oriental de Misiones, en la vera izquierda del rio Uruguay, combatiendo valientemente en San Borja, San Lorenzo y San Nicolás, primero en 1816 y finalmente en 1819 donde es hecho prisionero y llevado a las prisiones esclavistas de Rio de Janeiro donde se pierden sus rastros hacia el año 1821. Hemos tenido el legítimo orgullo de rastrear y tener las últimas noticias que se conocen de su permanencia en prisión hacia el 6 de julio de 1821, restando aun continuar con las investigaciones que son el desvelo y motivación medular de la tarea de nuestra Asociación Civil sin fines de lucro, con sede en la Provincia de Misiones.

Andrés Guacurarí y Artigas es sin dudas un patriota de la Patria Grande. sirvió a las órdenes de su padre adoptivo como miles de sus hermanos que dieron su sangre por la liberación amerciana, no solamente de lo que es hoy la República Argentina sino allende sus actuales fronteras, como lo hicieron los verdaderamente grandes.

Podríamos continuar mencionando luchas como la reposición del Gobernador artiguista Juan Bautista Méndez derrocado por el centralismo porteño encabezado por Vedoya y durante su permanencia en la ciudad de Corrientes como Jefe Militar rechazó una invasión paraguaya mediante el concurso de la escuadra artiguista comandada por Pedro Campbell más sus propias fuerzas de tierra.  Bravo Comandante misionero y guaraní que envía a solicitud de Artigas, los Delegados Misioneros al Congreso de Arroyo de la China, llevado a cabo en la actual Concepción del Uruguay (Entre Ríos) entre el 28 y el 30 de junio de 1815. Allí se declaró por primera vez la Independencia de toda dominación extranjera en territorio argentino. Luego, el año siguiente ocurriría algo idéntico en el Congreso de Tucumán, que obrara en consecuencia por la decisiva presión ejercida por el General José de San Martín.

Es conocida la amorosa proclama a sus hermanos guaranies que se hallaban bajo el yugo portugués en 1816: “… He puesto mi ejército delante de los portugueses, sin recelo alguno, fundado en primer lugar que Dios favorecerá mis sanos pensamientos, y en las brillantes armas auxiliadoras y libertadoras, solo con el fin de dejar a los Pueblos en el goce de sus derechos, esto es para que cada Pueblo se gobierne por sí, sin que ningún otro Español, Portugués o cualquier de otra Provincia, se atreva a gobernar, pues habrán ya experimentado los Pueblos los grandes atrasos, miserias y males, en los gobiernos del Español y el Portugués:…” lo que finaliza: “Ea pues compaisano míos, levantad el sagrado grito de la Libertad,  destruid la tiranía, y gustad del deleite del néctar que os ofrezco con las venas del corazón que lo traigo deshecho por vuestro amor.”  Y firma Andrés Guacurarí y Artigas.  Así convocaba Andresito a luchar por la liberación de la Patria, con la fuerza de un guerrero de la independencia, con el amor de un jefe social de su Pueblo y con la precisión política de un Comandante General de la época.

Por estas consideraciones que hemos referido anteriormente y que acreditan sobradamente las luchas por la independencia libradas fundamentalmente contra el imperio portugués por nuestro héroe misionero y guaraní, fundamos nuestra petición del reconocimiento al Comandante General de Misiones con el grado de General de la Nación Argentina Post-Mortem, lo que entendemos es de la más estricta justicia histórica y política.

Quedamos por tanto al descanso de una resolución favorable y hacemos propicia esta comunicación para hacerle llegar nuestras expresiones de la más alta consideración.

 

Firmado: Juan Manuel Sureda, Presidente Asociación Flor del Desierto. Misiones.

One Response

  1. Teresa Montero

    En esta época, en que ingresan en la luz de la historia héroes populares, hombres y mujeres desconocidos para la mayoría de los argentinos, es muy bueno que, en el caso de Andresito, se realice además, una campaña de difusión respecto de su personalidad y sus aportes en la liberación de nuestros pueblos. Como misionera estoy muy agradecida con este emprendimiento y lo adhiero desde el fondo de mi corazón. En oportunidades, realicé justas del saber con la biografía de Andresito, en las escuelas primarias que me dieron lugar. Me siento feliz con esta posibilidad de ubicarlo entre los grandes, como se merece. Gracias.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.