(Reporte al Día).- Ayer miércoles, se reunió una comisión de cinco efectivos representantes de los acuartelados con el Gobierno Provincial para negociar por el conflicto. Julio Lenzken, subsecretario de Justicia de Misiones, propuso trabajar para el mejoramiento salarial en el marco de la paritaria nacional y dar una respuesta para la semana que viene, pero evitó la discusión sobre una posible sindicalización de los policías por considerarla “ilegal”, plegándose así a los dichos del jefe de la Policía de Misiones, Benjamín Roa. La propuesta no satisfizo a los manifestantes por lo que continuarán con la medida de fuerza. En tanto, en Oberá, Apóstoles y Além hubo expresiones de la misma característica a la vez que continuaban sumándose policías activos el reclamo en Posadas.

Tras una reunión mantenida entre funcionarios del Gobierno y representantes de los policías acuartelados, éstos últimos decidieron continuar la medida de fuerza por considerar insatisfactoria la propuesta oficial. Al mismo tiempo, delegaciones de efectivos de Santa Ana, Oberá, Jardín América y Apóstoles llegaban hasta la capital para sumarse a la protesta.

Acuartelamientos en otras partes

En tanto en Oberá también hubo un acuartelamiento y, según publicó el diario El Territorio, en San Vicente, efectivos de la policía fueron presionados para no adoptar la misma medida. En la Unidad Regional VII de Apóstoles y en la Unidad Regional VI de Leandro N. Alem, que tiene a cargo 14 comisarías, también se acuartelaron, mientras delegaciones de ambos lugares se dirigían hacia Posadas.

Sobre el pedido de agremiación

Con respecto a la posibilidad de agremiación, la posición del Gobierno es firme. Lenzken, en la reunión mantenida con los representantes de los acuartelados, evitó discutir sobre el tema por considerarla una cuestión que no se negocia. Por su lado el jefe de la Policía de Misiones, Benjamín Roa, concibe este pedido como “ilegal” y explica que “esta toma, más allá del reclamo genuino de lo salarial, obedece específicamente a una situación de intención gremial y en algunos casos política. La familia policial debe saber la verdad, los cabecillas están sumariados, y están más preocupados por eso. Ellos no tienen nada que perder, porque hicieron una presentación ante el Inadi, reclamando el derecho que dicen tener para la agremiación, y les fue rechazada. Apelaron ante un juez y también le rechazaron, entonces ahora recurren a tomar una dependencia policial”.

Asimismo el abogado de los acuartelados, Marcelo Rodríguez, declaró que “el pedido por el derecho de agremiación surgió de la introducción cuando se armó el petitorio. La Policía es como cualquier otro sector y tiene derecho a manifestarse y hacer sus reclamos, mediante libre expresión, huelga o libre sindicalización. Imagino que en el corto o breve plazo esto deberá ser discutido porque es la única forma para que los trabajadores de la seguridad tengan iguales oportunidades para discutir con la patronal, como es en este caso el Gobierno de la provincia”.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.