(Reporte al Día).- La Marcha de la Dignidad, por medio de un documento rescata y reivindica las luchas por la Educación, la salud, la tierra y contra el hambre. Además expone sus requerimientos.

PRIMER DOCUMENTO DE LA MARCHA
Ante la falta de respuestas a nuestros reclamos y después de haber apelado a todas las instancias de dialogo y recurrido  a innumerables modalidades de protesta, docentes de toda la provincia acompañados por referentes sociales, gremiales, estudiantiles comenzamos hoy esta larga Marcha de la Dignidad.
Caminan junto a nosotros ecos de palabras incumplidas, de acuerdos ignorados, pero también las memorias de otras Marchas que recorrieron nuestra provincia y que pusieron en el camino las necesidades que como pueblo tuvimos y aun hoy tenemos. Junto a esas memorias están hoy nuestras esperanzas, nuestros anhelos y la firme convicción de que seguimos luchando, movilizados, organizados y fortalecidos.
Esta Marcha de la dignidad es prueba  de ello y es prueba además de que en el camino nos encontramos siempre: los que no nos resignamos, los que estamos defendiendo nuestros derechos, los que estamos peleando para que el sueño de una provincia más justa, más democrática, más igualitaria  sea una realidad que podamos verla nosotros y un legado para nuestros hijos  y los hijos de nuestros hijos e hijas.
La Marcha de la dignidad articula la lucha por el acceso a la tierra, a la Salud y Educación Pública, al trabajo digno y la pelea frontal contra el hambre que sigue cobrándose vidas en nuestra provincia.
Los docentes decimos que es necesario  discutir un nuevo modelo educativo que sea capaz de formar  ciudadanos críticos,  que participen en forma activa y comprometida en la construcción de una democracia sin sectores excluidos. Para esto necesitamos la modificación de las leyes de Educación, de funcionamiento del Consejo General de Educación  y de los Consejos Departamentales.
Necesitamos mecanismos democráticos para la construcción  de un curriculum que deberá  dar prioridad a la defensa de los derechos humanos, al medioambiente, la economía, la historia y la cultura de nuestra región.
Reclamamos  mayor presupuesto para el sostenimiento de la Escuela Pública, que garantice  a nuestros alumnos una educación de calidad y  una recomposición salarial que asegure a los educadores condiciones dignas de trabajo. No se puede aprender con hambre.
Las organizaciones sociales, gremiales, estudiantiles que nos  acompañan suman a La Marcha de la Dignidad  el documento consensuado la semana pasada  en el marco de la Jornada NACIONAL DE protesta de la CTA denunciando que el HAMBRE ES UN CRIMEN y abrazando la lucha de los jubilados por el 82 por ciento móvil que les permita una vejez digna.
RECLAMAMOS:

Salario básico equiparado a la canasta familiar.
82 % móvil incorporado a los convenios colectivos de trabajo y actualización del haber jubilatorio.
Blanqueo de adicionales y descongelamiento de la antigüedad.
Ley de paritaria provincial para todos los trabajadores estatales.
Respeto del Estatuto Docente y de las carreras administrativas, sanitarias y eliminación del nepotismo y el clientelismo en el Consejo General de Educación y organismos del Estado.
El cese de la criminalización y judicialización de la pobreza y la protesta social.
El retiro de las fuerzas de elite de gendarmería nacional apostados en la provincia a pedido del Gobernador Maurice Closs para reprimir nuestras luchas.

RECLAMAMOS:

La generación de trabajo digno y estable para todos, sin  precarización ni explotación laboral.
Acceso garantizado a la salud, educación y alimentación.
Aumento del presupuesto destinado a becas estudiantiles.
Universalización real de los planes sociales.
La necesidad de suprimir el IVA en los productos básicos.
La puesta en marcha del Mercado Consignatario de yerba mate.

La Marcha de la Dignidad impulsada por los Docentes Auto convocados por la Dignidad cuenta con el acompañamiento de la CTA Misiones; el Movimiento Social de Misiones; la Corriente Clasista y Combativa;  Asociación de Jubilados Misioneros por sus Derechos; agrupaciones docentes, barriales  y estudiantiles.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.