Por Esteban Perié*

El día 20 de diciembre se convoca a una nueva audiencia pública para discutir los temas relacionados al transporte público, pero fundamentalmente al nuevo pedido de aumento del boleto por partes de las empresas del sistema integrado de transporte, que sería un aumento de un 88%, según distintas fuentes periodísticas.

Está claro que el poder de presión y decisión que tiene el monopolio se ve reflejado en su capacidad de imponer los pedidos de aumentos que desea, y la prestación precaria del servicio, sin que el Estado pueda intervenir fuertemente, más allá de unos pocos controles.

Si bien el decreto del año pasado, que establecía el aumento, se firma bajo el compromiso de las empresas de mejorar el servicio en distintos aspectos, pero esto no se vio reflejados en la realidad, solamente el aumento del 18%.

Es muy loco pensar que las personas que tienen un trabajo en horario comercial, deban gastar no menos de $600 solo en ir al laburo, sin contar en si tiene hijos, o si quiere ir al médico, etc… todo eso en pasaje, por un servicio que deja mucho que desear, mucho más aún si es de barrios alejados del centro, de Garupa o Candelaria, y ni hablar de Profundidad, donde el colectivo solo entra 3 veces por semana, una locura.

Desde la Asociación de Usuarios del Transporte Público proponemos una solución para esto, la mayor participación ciudadana en las decisiones relacionadas al transporte público, mediante la creación de una mesa de dialogo entre las tres partes pertinentes, el Estado, las Empresas y las Asociaciones de usuarios y Defensa del Consumidor.
La participación del vecino, del pueblo en las decisiones de gobierno son fundamentales para la construcción democrática de la sociedad, donde el ciudadano es un activo participante, ejerciendo su derecho a ser escuchado, para que los representantes actúen en consecuencia. Es por eso que creemos que la audiencia pública debe ser vinculante, con el objetivo de lo que se defina en ese espacio, sea ejecutado y puesto en práctica por el municipio y las empresas, de otro modo vuelve a ser una forma de catarsis, una expresión de bronca de los usuarios y nada más.

Debemos superar esas instancias, por eso llamamos a la participación de los ciudadanos solidarios, a comprometerse con su derecho a viajar dignamente y dejar de naturalizar que el servicio es así y no se puede cambiar, debemos hacer escuchar nuestra voz.

Desde la Asociación de Usuarios del Transporte Público presentamos una opción para canalizar todos estos reclamos y de manera conjunta poder llevar adelante estos pedidos a los distintos poderes del ejecutivo, responsables directos de controlar a las empresas y hacer cumplir las leyes.

Comprometerse es la única manera que tenemos de transformar la realidad.

*Asociación de Usuarios del Transporte Publico

Leave a Reply

Your email address will not be published.