La esgrimista argentina tuvo una actuación memorable en el Grand Prix de Nueva York.
Llegó hasta las semifinales y se quedó con el tercer escalón del podio.María Belén Pérez Maurice escribió una página dorada en la historia del deporte argentino. En el Gran Prix de Nueva York, consiguió un bronce que vale oro.
En la especialidad sable, cayó en semifinales, quedándose con el tercer lugar.Tuvo un camino sumamente exitoso y enfrentando a grandes competidoras. En ronda de 64 esgrimistas, venció a la local Anne Stone (11° preclasificada) 15 a 11 y en rueda de 32, se anotó otra victoria frente a la surcoreana Wooree Lee 15-13.
En octavos de final y abriéndose camino en cada paso, alcanzó el triunfo ante la representante de Corea del Sur Jiyeon Kim (6°) a la que venció 15-14.
En los cuartos de final se impuso por 15-12 ante la polaca Bogna Jozwiak (19°).Así llegó hasta las semifinales, en donde cayó ante la ucraniana Olga Kharlan por 15-6. De esta forma, se quedó con la presea de bronce, en una actuación sensacional para su carrera y para conseguir superarse en cada torneo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.